Now Reading
África en la mira: El continente es la llave para la independencia energética de Rusia

África en la mira: El continente es la llave para la independencia energética de Rusia

Africa en la mira: el continente puede ser la clave para la independencia energética de Rusia

El plan REPowerEU de la Comisión Europea pretende reducir la demanda de gas ruso en dos tercios en 2022 y hacer que Europa sea independiente de los combustibles fósiles rusos en 2030.

En 2021 la Unión Europea (UE) importó 155.000 millones de metros cúbicos de gas natural de Rusia, cerca del 40% de su consumo total de gas.

Las limitaciones del petróleo y el gas rusos encenderán inevitablemente la búsqueda de nuevos suministros en África, la región más inexplorada a nivel mundial.

Ya a mediados de febrero, al margen de la cumbre UE-Unión Africana (UA), la Presidenta de Tanzania, Samia Suluhu Hassan, dijo que “las tensiones en Ucrania estaban generando un creciente interés por las reservas de gas del país, las sextas mayores de África.”

Sólo en 2021 se descubrió petróleo y gas en Angola, Namibia, Ghana, Costa de Marfil, Egipto, Sudáfrica y Zimbabue.

Además de su potencial solar e hidroeléctrico, África podría convertirse en la próxima frontera mundial para la exploración de hidrocarburos, ya que los acontecimientos en Ucrania y Rusia aumentan la demanda de petróleo y gas no ruso. Sólo en 2021 se descubrió petróleo y gas en Angola, Namibia, Ghana, Costa de Marfil, Egipto, Sudáfrica y Zimbabue.

África, una nueva esperanza

La reanudación y el aumento de los proyectos solares en el norte de África podrían sustituir totalmente al gas ruso como fuente de energía europea. De hecho, la invasión rusa de Ucrania podría desencadenar un renacimiento energético africano que podría saltar el uso de combustibles fósiles en Europa y África.

Crecimiento económico en África debido al conflicto entre Rusia y ucrania

También podría estimular y diversificar las estancadas economías del norte de África y hacer comercialmente viables grandes proyectos como el plan hidroeléctrico Grand Inga de la República Democrática del Congo (RDC).

La Fundación DESERTEC lleva décadas promoviendo el uso de grandes parques solares en el Sáhara. En el norte de África, sus planes se vieron obstaculizados por la inestabilidad de la Primavera Árabe y la sorprendente falta de previsión de Alemania al apostar por el gas ruso.

En teoría, el Sáhara podría suministrar cuatro veces la demanda energética actual del mundo.

Fundación DESERTEC

En teoría, el Sáhara podría suministrar cuatro veces la demanda energética actual del mundo. Incluso una fracción de eso podría sustituir la energía de las importaciones de gas ruso.

Además, la energía solar puede aumentar rápidamente, quizás superando los planes de construcción de más terminales de gas natural licuado.

Acomodar la alimentación de electricidad solar del norte de África requeriría una infraestructura adicional. Una vez que los sistemas solares estén en funcionamiento, deberán conectarse, por lo que habría que reforzar el proyecto del Anillo Eléctrico Mediterráneo. Habría que tender más cables eléctricos submarinos hacia el sur de Europa y hacia la red eléctrica europea.

Algunos proyectos ya están en marcha. Túnez y Argelia están planeando enlaces bajo el Estrecho de Sicilia para llegar a Italia y España, y se están discutiendo planes para conectar a Marruecos con cables submarinos de corriente continua de alta tensión con una capacidad de 3,6GW.

Grecia y Egipto están en la fase final de un acuerdo para un interconector submarino con una capacidad de 2GW. África podría satisfacer una gran parte de la demanda europea de hidrógeno verde.

El error de Alemania

Como Europa tiene la mayor red eléctrica sincronizada del mundo, es relativamente fácil añadir capacidad adicional y encontrar rutas de suministro alternativas para transportar la electricidad hacia el norte. Existen planos para todo esto, pero hasta la fecha, Alemania -la mayor economía de Europa- ha preferido depender de los combustibles fósiles de Rusia.

Scholz y Merkel, los creadores de la pesadilla energética alemana

Sin embargo, hay desafíos. Cubrir el 20% del desierto del Sáhara con paneles solares, como se ha calculado en un estudio reciente, podría aumentar la temperatura local del desierto en 1,5oC.

Algunos de los análisis y modelos asociados fueron publicados recientemente por Advancing Earth and Space Science. Los autores señalaron que “será necesaria una cuidadosa planificación espacial y una mayor eficiencia de los paneles solares para minimizar las consecuencias imprevistas de los parques solares masivos en el desierto del norte de África”.

Las consecuencias de un proyecto de tal envergadura requieren más investigación, dados los efectos en cadena sobre el clima mundial. Mientras tanto, otros proyectos más modestos podrían compensar el déficit energético que supondría el fin de las importaciones de gas de Rusia.

Cuando la demanda europea sea baja, la electricidad sobrante podría proporcionar energía para la desalinización del agua en el norte de África dicen expertos asociados.

Si se ubican en la región, las necesidades de fabricación y mantenimiento asociadas son una oportunidad para industrializar las economías estancadas del norte de África.

El potencial del hidrógeno verde procedente de grandes proyectos hidroeléctricos en África es la segunda solución en espera, aunque más controvertida desde el punto de vista medioambiental y ecológico para aquellos fanáticos.

África tiene el mayor potencial hidroeléctrico sin explotar del mundo

África tiene el mayor potencial hidroeléctrico sin explotar del mundo, con sólo 37GW de capacidad instalada, aproximadamente el 11% de su potencial. El continente añadió menos de 1GW en 2020, frente a los 14,5GW de Asia Oriental y el Pacífico.

See Also

Viabilidad de estos proyectos energéticos

La principal razón de la baja implantación es la necesidad de redes de transmisión para transportar la electricidad desde la presa hasta el consumidor, como el proyecto Grand Inga (con un potencial de 42GW).

Las dos primeras presas, Inga l y ll, están construidas e Inga lll es inminente. Pero el Gran Inga, de mayor envergadura, lleva planificándose desde la década de 1950. El megaproyecto se ha visto siempre frenado por la mala planificación, la ineficacia, la corrupción y la necesidad de tender líneas de transmisión a lo largo de varios miles de kilómetros hasta los mercados sudafricano y nigeriano.

El Grand Inga se vuelve comercialmente viable de forma instantánea si utiliza su enorme producción de electricidad para producir hidrógeno en origen y convertir los depósitos de mineral de hierro y bauxita en acero. Los productos acabados, el hidrógeno verde y el acero verde, podrían enviarse a Europa y a otros lugares por mar.

Antes de que Rusia invadiera Ucrania, se preveía que la demanda anual de hidrógeno pasaría de 90 millones de toneladas a 140 millones en 2030, y que el hidrógeno verde tendría una cuota del 20%.

Europa, especialmente Alemania, está ávida de hidrógeno verde y las opiniones sobre su potencial se han disparado desde la invasión de Ucrania. África podría satisfacer una gran parte de esa demanda, y eventualmente también suministrar energía a la RDC, que tiene una de las tasas de acceso a la electricidad más bajas del mundo.

El proyecto Grand Inga, basado en un futuro de hidrógeno y acero verde, podría convertir en realidad un proyecto de elefante blanco, con enormes beneficios para una región dotada de algunas de las mayores reservas minerales del mundo. Muchos de estos minerales son cruciales para una transición global hacia las energías renovables, especialmente la producción de baterías.

What's Your Reaction?
Me gustó esta nota
1
No me gustó esta nota
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

12 + 14 =

Scroll To Top