Now Reading
Trump y la revolución del Shale: ¿Por qué Biden quiere volver a 1970?

Trump y la revolución del Shale: ¿Por qué Biden quiere volver a 1970?

Trump impulsó la revolución del chale y Biden lo quiere arruinar

Restringir la producción de petróleo y gas natural sería catastrófico para los mercados energéticos. ¿Qué pasaría si los ecologistas tuvieran éxito en su campaña para mantener los combustibles fósiles bajo tierra?

La experiencia de Walt Disney World en Orlando hace más de 40 años ofrece algunas respuestas. En 1973, dos años después de su apertura, los planes de ampliación de Disney World más allá del parque temático original se pusieron en peligro cuando estalló la guerra en Oriente Medio.

Se impuso un embargo de petróleo a los países occidentales, y el presidente Nixon introdujo un racionamiento de gasolina y un control de precios que duró casi una década bajo tres presidentes estadounidenses: Nixon, Ford y Carter.

Para un complejo turístico que recibía la mayor parte de sus visitantes en coche, los controles de precios y el racionamiento no fueron más que un desastre. La asistencia al Magic Kingdom se desplomó y el precio de las acciones de Disney cayó a más de la mitad.

No fueron sólo Disney World y el turismo de Florida los que sufrieron la subida de los precios de la gasolina. Zonas que van desde Chicago a Houston, pasando por Los Ángeles o Phoenix, sufrieron un desplome similar, con automovilistas haciendo cola durante horas para llenar sus coches de gasolina.

De la crisis de 1970 a la revolución del Shale

Las empresas y los proyectos de construcción se resintieron, las fábricas cerraron y varios millones de estadounidenses perdieron sus puestos de trabajo durante la recesión de 1973-1975, que fue en gran medida el resultado del choque de los precios más altos de la energía.

El presidente Trump fue quien impulsó la revolución del chale en Estados Unidos

Con el tiempo, la economía volvió a la normalidad. También lo hicieron los mercados energéticos cuando el presidente Reagan abolió finalmente todos los controles de precios del petróleo y el gas en 1981.

la producción de petróleo de EE.UU. aumentó hasta niveles casi récord durante la administración de Trump.

Y, finalmente, gracias en gran medida a la revolución del shale, la producción de petróleo de EE.UU. aumentó hasta niveles casi récord durante la administración de Trump.

Esto dio lugar a un fuerte descenso de las importaciones de petróleo en los Estados Unidos (el más bajo en casi 50 años como porcentaje del petróleo consumido) junto con un combustible mucho más barato.

Para el estadounidense medio, la energía nunca ha sido más asequible hasta la llegada de Joe Biden al poder, donde nuevamente se registraron escaladas descomunales en el precio del combustible.

Progresistas anti-progreso

Si los que se oponen a la perforación de petróleo y gas se salen con la suya, podríamos experimentar una agitación en los mercados energéticos similar a la que se produjo durante el embargo de la década de 1970.

Aunque los argumentos a favor del petróleo y el gas natural son bien conocidos, restringir su producción sería trágico.

A diferencia de los combustibles fósiles, la energía solar y la eólica no emiten carbono y su cuota de energía va a crecer en los próximos años, pero estas renovables sólo contribuyen de forma marginal al suministro energético de cualquier país serio.

Lo que muchos ecologistas ignoran convenientemente es que el gas natural es esencial para el crecimiento de la energía solar y eólica, ya que es necesario como combustible de reserva en los días en que el clima no coopera.

Una central de gas de 1.000 megavatios libera menos de la mitad de dióxido de carbono que una central de carbón del mismo tamaño

See Also
Chevron

Una central de gas de 1.000 megavatios libera menos de la mitad de dióxido de carbono que una central de carbón del mismo tamaño. Como resultado del continuo cambio de carbón a gas en las centrales eléctricas, las emisiones de carbono en los países desarrollados procedentes de la producción de electricidad son ahora las más bajas en casi 30 años.

La sustitución de más centrales de carbón reducirá aún más las emisiones. La realidad es que Estados Unidos es líder mundial en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero gracias al mayor uso del gas natural.

El mundo necesita más petróleo y gas, no menos. Sin embargo, los ecologistas quieren cerrar la producción. A pesar de la demanda de energía, siguen vigentes las prohibiciones de décadas sobre la producción de petróleo y gas en amplias zonas del oeste americano y en alta mar.

El presidente Trump en su administración impulsó la apertura del 90 por ciento del petróleo y el gas que se encuentra debajo de la Plataforma Continental Exterior, pero el arrendamiento de extensiones en alta mar está a muchos años de distancia.

Mientras tanto, los estados de Nueva York y Maryland han fueron quienes prohibieron la fracturación hidráulica para la extracción de petróleo y gas. Acto seguido pasaron a ser los estados que más pagan por el combustible en el país.

Mantener los combustibles fósiles bajo tierra es una idea absurda que equivaldría a un choque energético autoimpuesto que correría el riesgo de devolvernos a la década de 1970.

Los ecologistas que quieren detener la producción ignoran los efectos que un enfoque tan radical tendría en la economía y el medio ambiente. Incluso los ecologistas deberían dar la bienvenida a la transición del carbón al gas natural y reconsiderar su encaprichamiento con las renovables y los esfuerzos por mantener los combustibles fósiles bajo tierra.

La política energética de cualquier país debería fomentar la inversión en petróleo y gas. Mantener los combustibles fósiles bajo tierra es una idea absurda que equivaldría a un choque energético autoimpuesto que correría el riesgo de devolvernos a la década de 1970.

What's Your Reaction?
Me gustó esta nota
1
No me gustó esta nota
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

diecinueve − 9 =