Now Reading
El auge del petróleo y el gas en EEUU pone en peligro los objetivos climáticos

El auge del petróleo y el gas en EEUU pone en peligro los objetivos climáticos

A medida que Estados Unidos experimenta un auge significativo en la producción de petróleo y gas, se enfrenta a un reto: equilibrar sus intereses económicos con la necesidad urgente de cumplir los objetivos climáticos.

Este auge de la extracción de combustibles fósiles, impulsado por preocupaciones de seguridad energética y sanciones a Rusia, contradice las ambiciosas promesas climáticas del presidente Biden.

En los dos últimos años, Estados Unidos ha impulsado significativamente su producción de petróleo y gas, a pesar de desarrollar también su capacidad en energías renovables.

Tras la invasión rusa de Ucrania y las subsiguientes sanciones a la energía rusa, el mundo experimentó escasez de energía y muchos países vieron amenazada su seguridad energética.

Esto llevó a muchos países de Norteamérica, Europa y otras partes del mundo a buscar suministros energéticos alternativos para asegurarse de que tenían suficiente petróleo y gas para satisfacer sus necesidades.

A pesar de haber puesto restricciones al desarrollo del suministro de crudo estadounidense y de apoyar firmemente una transición ecológica, la escasez llevó al presidente Biden a pedir a las compañías de petróleo y gas que aumentaran su producción para ayudar a disminuir la dependencia de Rusia y garantizar la seguridad energética de Estados Unidos.

Los productores de combustibles fósiles de todo el mundo están ahora en vías de casi cuadruplicar la cantidad de petróleo y gas extraído de proyectos recientemente aprobados para 2030.

Tras el reciente aumento de la actividad petrolera y gasística, Estados Unidos lidera esta tendencia en detrimento potencial de sus compromisos climáticos.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha afirmado en repetidas ocasiones que no pueden desarrollarse nuevas infraestructuras de petróleo y gas si el mundo espera limitar el calentamiento global a 1,5oC. Este es el límite que 196 partes acordaron al firmar el Acuerdo de París, incluido Estados Unidos.

Sin embargo, se calcula que se han descubierto 20.000 millones de barriles equivalentes de petróleo y gas nuevos desde que la AIE afirmó esto por primera vez en 2021. Los científicos creen ahora que, si seguimos explotando los recursos de petróleo y gas, el límite de calentamiento de 1,5oC podría superarse en una década.

Estados Unidos ha producido más petróleo que ningún otro país en la historia cada año durante los últimos seis años. En 2023, Estados Unidos batió un récord al extraer más petróleo y gas que nunca, con unos 12,9 millones de bpd de crudo.

Esta cantidad es más del doble de la que Estados Unidos producía hace tan sólo una década, y se produce tras las ambiciosas promesas del Presidente Biden en materia climática.

Estados Unidos también batió récords de producción de gas el año pasado, tras el desarrollo de varias terminales de gas nuevas, y hay más en proyecto.

Se espera que las exportaciones estadounidenses de GNL se dupliquen en los próximos cuatro años sobre la base del gasoducto actual.

Aunque el aumento de la producción estadounidense de petróleo y gas fue ampliamente aceptado tras la escasez sufrida por las sanciones a la energía rusa, no es probable que se trate de una tendencia a corto plazo.

Según la Administración de Información Energética (EIA), EE.UU. espera alcanzar más máximos históricos de producción de crudo en 2024 y 2025.

Para finales de año, se espera que la producción de petróleo estadounidense aumente en 290.000 bpd, hasta los 13,21 millones de bpd. El gobierno espera seguir produciendo niveles casi récord de petróleo y gas hasta 2050, lo que producirá una enorme cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero.

Esta estrategia parece contradecir las ambiciosas promesas climáticas de Biden y podría poner en peligro los objetivos del Acuerdo de París a nivel mundial.

See Also
petróleo

Los movimientos de Estados Unidos tendrán un impacto significativo en la transición ecológica mundial, ya que es el mayor productor de crudo del mundo.

Se prevé que alrededor de un tercio de la expansión mundial de petróleo y gas prevista de aquí a 2050 tenga lugar en Estados Unidos, según las conclusiones de un informe reciente.

Es probable que las actividades petrolíferas y gasísticas previstas en Estados Unidos socaven los esfuerzos internacionales por una transición ecológica, no sólo porque contribuirán significativamente a las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, sino también porque pueden disuadir a otros países de abandonar los combustibles fósiles en favor de alternativas ecológicas.

Las tres últimas cumbres climáticas de la COP han puesto de relieve la necesidad de que los países de renta alta apoyen a los Estados en desarrollo en el establecimiento de sus industrias de energías renovables y les animen a dejar el petróleo y el gas bajo tierra.

Sin embargo, es poco probable que los países más pobres con potencial para beneficiarse de la producción de petróleo y gas renuncien a los ingresos procedentes de los combustibles fósiles en favor de una transición ecológica cuando Estados Unidos (y otros Estados ricos) siguen ganando dinero con la producción de petróleo y gas.

A pesar del gran entusiasmo suscitado por el lanzamiento de la política climática de mayor alcance hasta la fecha, la Ley de Reducción de la Inflación de 2022, Estados Unidos no está consiguiendo reducir sus emisiones de carbono al ritmo necesario para cumplir sus objetivos climáticos.

Las emisiones de gases de efecto invernadero se redujeron en torno a un 2% en EE.UU. el año pasado, tras un aumento de la inversión en energía verde, que contribuyó a acelerar la transición ecológica de la administración Biden.

Sin embargo, esta cifra está muy por debajo del ritmo necesario para cumplir el objetivo del gobierno de reducir las emisiones estadounidenses en un 50% para 2030, en comparación con los niveles de 2005.

Como la producción de petróleo y gas del país sigue aumentando, es muy poco probable que Estados Unidos cumpla sus objetivos climáticos, aunque siga desarrollando rápidamente sus recursos renovables, lo que tendrá un impacto perjudicial en los objetivos climáticos mundiales.

What's Your Reaction?
Me gustó esta nota
0
No me gustó esta nota
0