Now Reading
Otro dolor de cabeza para Europa: La dependencia del combustible nuclear ruso

Otro dolor de cabeza para Europa: La dependencia del combustible nuclear ruso

Rosatom, la gigante estatal rusa de la energía nuclear, alimenta las centrales atómicas de 100 millones de europeos, lo que representa un obstáculo para los países que buscan diversificarse, dejándolos actualmente con pocas opciones.

Un día antes de que Rusia invadiera Ucrania, envió a cuatro guardias armados altamente capacitados a través de la frontera en una misión especial para entregar combustible a una instalación de energía nuclear envejecida.

Los reactores basados en diseños soviéticos generan energía en todos los países de la antigua Unión Soviética, y representan más de la mitad de toda la electricidad en Ucrania y alrededor de dos quintas partes en una franja de territorio que se extiende desde Finlandia hasta Bulgaria.

Antes de las acciones militares de Rusia en Ucrania, el envío de barras de combustible a las centrales nucleares era bastante rutinario.

Desde entonces han ocurrido incidentes en medio de una flota de reactores en funcionamiento, así como en el lugar sepultado del peor accidente atómico del mundo, Chernóbil.

Pero también pone de relieve otro desafío energético que se avecina para los líderes de la periferia europea de Moscú, incluso cuando el continente se mueve para prohibir más combustibles fósiles rusos: cómo reducir su dependencia del comercio nuclear con una Rusia fuertemente sancionada que muchos en la región quieren aislar aún más.

“Los países se lo están tomando mucho más en serio debido a la situación”, dijo en una entrevista el mes pasado Bonnie Jenkins, alto funcionario nuclear de Estados Unidos. “Son conscientes de su dependencia”.

Rosatom, que es el mayor exportador de reactores nucleares del mundo y mantiene un casi monopolio sobre el combustible que utilizan para generar electricidad, no ha sido sancionado por Estados Unidos y Europa.

Los expertos en no proliferación han advertido de que hacerlo podría ser un bumerán que induciría a más países a entrar en los mercados de combustible.

Funcionarios estadounidenses dijeron el mes pasado que las sanciones tendrían que ser cuidadosamente calibradas para evitar dañar las economías aliadas, así como otros esfuerzos diplomáticos de Estados Unidos, como las negociaciones nucleares con Irán. Esas conversaciones prevén la continuación del suministro de combustible al reactor construido por Rusia en el país del Golfo Pérsico.

Para Moscú, las exportaciones atómicas siguen siendo una palanca geopolítica clave, y está utilizando la financiación estatal para ampliar el alcance de Rosatom con nuevas unidades en China, India, Irán y Turquía, ninguno de los cuales ha aplicado las sanciones de guerra impuestas hasta ahora a Rusia.

 Reactores europeo que son alimentados de combustible por Rusia

El combustible nuclear difiere de productos básicos como el gas o el carbón porque requiere conjuntos de ingeniería de precisión que se ajustan a los requisitos de licencia establecidos por los reguladores de seguridad.

Intentar cortar prematuramente los lazos con Rusia podría poner en peligro el suministro de electricidad para casi 100 millones de europeos en países que dependen de las centrales nucleares como su mayor fuente de energía limpia. Bonnie Jenkins, subsecretaria de control de armas y seguridad internacional del Departamento de Estado estadounidense, advirtió que el cambio podría llevar años.

No obstante, Liisa Heikinheimo, subdirectora general de energía del Ministerio de Economía de Finlandia, afirmó que “es un hecho que se necesita un proveedor alternativo”. Es un problema que pronto será una realidad”.

Finlandia, donde Fortum Oyj emplea dos reactores VVER de construcción soviética a 90 kilómetros al este de Helsinki, ha intentado buscar alternativas a Rusia. Contrató a British Nuclear Fuel Ltd., ahora propiedad de Westinghouse Electric Co., en los años 90, pero finalmente se quedó con los precios competitivos de Rosatom.

La abreviatura rusa VVER significa “reactor de energía de agua” (es decir, reactor de energía refrigerado por agua). El diseño es un tipo de reactor de agua a presión (Pressurised Water Reactor – PWR).

Más recientemente, el Departamento de Energía de EE.UU. y Ucrania colaboraron con Westinghouse para desalojar el combustible de Rosatom de 15 reactores en funcionamiento, que siguen suministrando más de la mitad de la electricidad del país después de que seis semanas de guerra provocaran daños de miles de millones de dólares en infraestructuras.

El combustible fabricado por Westinghouse, propiedad de los inversores de capital privado Brookfield Business Partners LP, genera ahora energía en seis unidades ucranianas, y los ingenieros necesitan hasta mediados de la década para abastecer al resto.

See Also
mineria petroleo y energia

“Westinghouse empezó en Ucrania por el acuerdo de gobierno a gobierno con EE.UU.”, dijo José Emeterio Gutiérrez, el ingeniero nuclear español que dirigió el esfuerzo de una década de la empresa para competir con Rosatom. Pero las peculiaridades del mercado de combustible nuclear, junto con el legado tecnológico soviético, dificultan la diversificación, dijo.

Pocas naciones poseen la amplia infraestructura necesaria para convertir y enriquecer el mineral de uranio en metal, que luego debe ser diseñado en pastillas de cerámica e insertado en barras de combustible de circonio con una tolerancia de seguridad medida en milímetros. Un catálogo de normas internacionales garantiza que el material no se desvíe para fabricar armas.

Se requieren al menos cinco años para que un país conceda la licencia a un nuevo proveedor y hasta una década antes de que pueda empezar a recibir combustible hecho a medida.

El combustible autorizado en un país no puede transferirse automáticamente a otro debido a la normativa y a las diferencias en el diseño de los reactores.

Para los operadores de las unidades de fabricación rusa en Europa del Este, muchas de las cuales funcionan con tiempo prestado, puede que no merezca la pena gastar los cientos de millones de dólares necesarios para cambiar de fuente de combustible.

La creciente demanda de suministros energéticos estables, junto con la etiqueta verde de la Unión Europea sobre la energía nuclear, podría ayudar a acelerar el proceso.

Eslovaquia, con cuatro unidades construidas en Rusia, presentó el mes pasado un consorcio de combustible para compartir los costos. Estados Unidos también está involucrado, y la semana pasada se comprometió a ayudar a la República Checa a diversificar el combustible de sus seis reactores de diseño ruso.

Pero alejarse de Rosatom requerirá tiempo, dijo Heikinheimo, que calcula que pasarán “tres o cuatro años” antes de que el combustible ruso que se utiliza actualmente en Finlandia tenga que ser sustituido en su totalidad por nuevos conjuntos.

Fuente: worldenergytrade

What's Your Reaction?
Me gustó esta nota
0
No me gustó esta nota
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

8 − tres =

Scroll To Top