Now Reading
La fiebre mundial del litio no ha hecho más que empezar

La fiebre mundial del litio no ha hecho más que empezar

La fiebre mundial del litio no ha hecho más que empezar

Los altibajos de la industria minera del litio desde el comienzo de la década han sido espectaculares.

Desde los mínimos de 2020 hasta los máximos de noviembre de 2022, el precio del carbonato de litio en China se ha disparado un 1.400%, el concentrado de espodumeno de Australia se ha revalorizado un 2.100% y el hidróxido europeo y estadounidense ha subido un 804%.

A diferencia del níquel, donde las oscilaciones han sido igual de salvajes, la acción no fue una compresión en corto de futuros sobre el papel u otra aberración comercial, sino transacciones en el mundo real.

El frenesí de la segunda mitad del año pasado hizo que cualquiera que encontrara la forma de llevar el litio al mercado lo hiciera: desde el envío directo de mineral desde África hasta el aumento de la lepidolita en China, pasando por el reprocesamiento de residuos y, si lo había, material reciclado.

Las correcciones fueron tan bruscas como las subidas: los precios se redujeron a la mitad o cayeron hasta un 70% desde los récords alcanzados el año pasado. Y, por supuesto, el inevitable repunte de los últimos meses, cuando el interés por el sector alcanzó su punto álgido y la reapertura de China cobró fuerza.

Según Fastmarkets, consultora de investigación y agencia de fijación de precios con sede en Londres, en 2022 había 45 minas de litio operativas en el mundo, y se esperaba que 11 abrieran este año y siete el próximo. Con tanto dinero público y privado en el sector, es probable que la expansión reduzca los precios, según el Ministerio de Recursos de Australia.

Sin embargo, la comercialización de la nueva producción de litio siempre ha sido una tarea complicada, con retrasos en la construcción, desviaciones presupuestarias y problemas técnicos que caracterizan al sector.

Evento de Litio en Argentina
Evento de Litio en Argentina. 9 y 10 de agosto de 2023.

La intervención gubernamental, como la reciente nacionalización de la industria por parte del Gobierno chileno, las nuevas leyes mineras de México, las medidas medioambientales chinas y la oposición mundial a nuevos proyectos, sobre todo en Serbia, donde el desarrollo de la enorme mina Jadar de Río Tinto está paralizado, contribuyen a aumentar la incertidumbre.

El Litio es un negocio arriesgado

Gene Morgan, CEO de la empresa de servicios para yacimientos de salmuera Zelandez, explica a MINING.COM que, a diferencia de la prospección y extracción de petróleo y gas, la extracción de litio no tiene nada de fácil.

«Las materias primas del petróleo y el gas son relativamente similares y el procesamiento es más o menos el mismo en cualquier parte del mundo. Pero con las salmueras, por ejemplo, en Sudamérica, cada salmuera es químicamente diferente. Requiere un proceso a medida y creo que ese es el desafío para la industria

Morgan, que fundó la compañía en 2018 después de una carrera en petróleo y gas, dice que la cantidad y calidad del litio en un depósito de salmuera es difícil de estimar con precisión. Zelandez, que trabaja en 30 proyectos en Sudamérica y ahora está entrando en Estados Unidos, utiliza resonancia magnética de pozo -algo parecido a un escáner de resonancia magnética pero para roca- para analizar el yacimiento.

Los retos técnicos no terminan una vez que la salmuera está en la superficie y su transformación en productos químicos de litio requiere varios pasos, como el bombeo, la evaporación, la precipitación y la filtración, que no son los mismos de una salmuera a otra, dice Morgan.

Además, los fabricantes de baterías exigen productos con distintas especificaciones y estrictos procesos de certificación. Morgan afirma que «los fabricantes de automóviles son conscientes de que tienen que avanzar para garantizar el suministro, pero el perfil de riesgo de la minería es mucho mayor que el que están acostumbrados a asumir en la fabricación».

«Les asusta mucho, pero no tienen otra opción para no poner en riesgo todos sus planes de VE. Pero la afluencia de dinero debido a las disposiciones de la IRA (Ley de Reducción de la Inflación de EE.UU.) en los últimos seis meses ha sido increíble. La IRA ha cambiado realmente las reglas del juego«.

El nuevo fracking

Aunque la mayoría de los proyectos de litio en Norteamérica son de roca dura, Zelandez cree que la IRA hará que surjan muchos proyectos de salmuera. Clayton Valley, la única mina de litio en producción, es por supuesto una operación de salmuera y hay una serie de otros activos de salmuera en los EE.UU., incluyendo en la región de California, Nevada.

Morgan afirma que la producción de litio en EE.UU. arrastra el legado del auge del petróleo y el gas de esquisto, que convirtió al país en el mayor productor del mundo, superando hace años a Arabia Saudí.

El litio en EE.UU. acabará «superando su peso» en términos de activos productivos y Morgan espera que nuevas tecnologías como la DLE (extracción directa de litio) y la reinyección abran el espacio al igual que la fracturación hidráulica y la perforación horizontal lograron en el petróleo de esquisto.

Los trabajadores del petróleo y el gas también pueden ayudar a paliar la aguda escasez de personal cualificado que existe en el sector del litio

Los trabajadores del petróleo y el gas también pueden ayudar a paliar la aguda escasez de personal cualificado que existe en el sector del litio, que parte de una base tan baja, ya que ambas industrias requieren un conocimiento similar de la geología y las técnicas de exploración de recursos fluidos.

«Probablemente haya 50 empresas en todo el mundo con tecnología DLE. Es muy competitivo y sólo hay un número limitado de proyectos. La tecnología aún está bastante inmadura y apenas estamos viendo que algunas entran en la fase comercial. Habrá pocos ganadores de la DLE«.

Morgan afirma que, a pesar de que la DLE aún se encuentra en una fase incipiente, la tecnología es necesaria para

satisfacer la demanda, ya que no se puede hacer sólo con estanques de evaporación: «Hay demasiados problemas: o bien faltan índices de evaporación o bien hay altos niveles de impurezas que dificultan demasiado el procesamiento convencional«.

La DLE puede aplicarse a salmueras de yacimientos petrolíferos de muy baja calidad o a salares de alta calidad, pero, según Morgan, una técnica no sirve para todos los depósitos de salmuera, sino que debe adaptarse a la química específica: «Es muy a medida«.

Salando salares

Zelandez cree que es exagerado hablar de la «nacionalización» de la industria del litio en Chile:

«Fue un camino marcado hace tiempo y ahora que las reglas son más claras y la incertidumbre ha desaparecido, da confianza a las empresas para invertir«.

De hecho, tras un retroceso inicial al conocerse el modelo público-privado chileno, las acciones de SQM y Albermarle, los únicos productores de litio en Chile, han repuntado.

See Also
China

La producción de litio en el país sudamericano, el segundo productor mundial por detrás de Australia, aumentará a medio plazo y, en otra muestra de confianza, SQM firmó el viernes un nuevo acuerdo de suministro a largo plazo con el fabricante coreano de baterías LG Energy.

Al mismo tiempo, la inversión en los recursos de litio de Argentina está en auge, a medida que los acuerdos con la UE, India y China transforman la industria minera y de refinado del país.

Morgan, que reside en Bolivia, afirma que la falta de avances en el país ha sido frustrante, pero los recientes anuncios, entre ellos un acuerdo entre la empresa estatal YLB y CATL, el gigante chino de las baterías, están preparando el terreno para un desarrollo más rápido.

Además, en el país se reconoce cada vez más que el litio es un pilar clave para el futuro de la economía boliviana «y con las elecciones a la vuelta de la esquina, el litio va a estar en primer plano«.

No sólo se está transformando el upstream, sino que el procesamiento químico y la conversión se están reestructurando con la misma rapidez, afirma Morgan, ya que no sólo Estados Unidos, sino también países como Japón -donde Morgan estuvo recientemente- ven la necesidad de desvincularse rápidamente de China, donde actualmente tiene lugar más del 70% del procesamiento químico mundial.

«Desde la perspectiva de la cadena de suministro, simplemente tiene sentido hacer la conversión en el mismo lugar donde tienes gigafactorías«.

Precio mínimo

Morgan no cree que el auge de los vehículos eléctricos de iones de litio vaya a ralentizarse a corto plazo, a pesar de los constantes cambios en los criterios de subvención e inversión de los gobiernos y de las nuevas tecnologías, como la comercialización de baterías de iones de sodio, los vehículos impulsados por pilas de combustible o la adopción de alternativas al litio para su uso en sistemas de almacenamiento de energía, como la tecnología de flujo redox de vanadio.

«Son diez años de desarrollo significativo de las baterías de iones de litio en términos de rendimiento y química, pero lo más importante es la inversión en la cadena de suministro mundial durante la última década«.

«La inversión en las fábricas de baterías es aproximadamente tres o cuatro veces superior al ritmo del upstream, por lo que las minas de litio no pueden construirse lo suficientemente rápido«.

«Va a haber una necesidad masiva de seguir construyendo minas en la década de 2030, pero luego añadir el hecho de que sólo estamos empezando a ver los inicios y comprender el verdadero tamaño del mercado de almacenamiento de energía y que podría ser tan grande o más que la demanda de los vehículos eléctricos

En cuanto a los precios, Morgan no cree que el litio vaya a bajar de los 20.000 dólares la tonelada en un futuro previsible, y añade que los precios al contado de entre 70.000 y 80.000 dólares la tonelada registrados el año pasado tampoco ayudaron:

«A 20.000 o 30.000 dólares la tonelada, el downstream sigue teniendo margen y el upstream sigue teniendo incentivos para invertir«. En cuanto al espodumeno, Morgan ve en 2.000 dólares la tonelada el precio mínimo probable de esta materia prima.

What's Your Reaction?
Me gustó esta nota
1
No me gustó esta nota
0