Now Reading
El plan de Noruega de mil millones de dólares para descarbonizar su industria del petróleo y el gas

El plan de Noruega de mil millones de dólares para descarbonizar su industria del petróleo y el gas

Noruega planea secuestrar el carbono residual de las operaciones petrolíferas, gasíferas y de la industria pesada bajo el Mar del Norte, con el objetivo de descarbonizar sus actividades relacionadas con los combustibles fósiles y facilitar una transición ecológica.

Lo hará mediante la captura y almacenamiento de carbono (CAC), que es crucial para cumplir los objetivos medioambientales, sobre todo para atajar las emisiones de industrias como la petroquímica, la cementera y la siderúrgica.

La CAC también puede ayudar a acelerar la descarbonización del sector energético y la transición de los combustibles de hidrocarburos a alternativas bajas en carbono.

Sin embargo, algunos temen que este proceso no pueda realizarse de forma segura sin riesgo para el medio ambiente.

Otros creen que CAC no es más que una tirita en una herida de bala y que los países deberían solucionar su problema de carbono en origen en lugar de mitigar los efectos de la producción de combustibles fósiles.

No obstante, mientras el mundo dependa del petróleo y el gas, las empresas buscarán formas de producir combustibles fósiles con menos emisiones de carbono mediante métodos innovadores, como la tecnología CAC.

El gobierno noruego planea establecer un «campo de almacenamiento central» en el Mar del Norte, donde inyectará carbono residual para almacenarlo en lugar de liberarlo a la atmósfera.

Las actividades de CAC son cada vez más populares entre las empresas que trabajan en industrias difíciles de eliminar, como medio de descarbonizar las operaciones.

Noruega pretende demostrar al mundo que la tecnología CAC puede utilizarse para almacenar carbono de forma segura bajo tierra a través de su proyecto Longship.

El país utiliza desde hace tiempo la tecnología CAC para capturar e inyectar el carbono procedente de la producción de combustibles fósiles en formaciones rocosas de la plataforma continental y cree que este proyecto ayudará a reducir significativamente las emisiones de la industria.

El proyecto Longship, de 2.600 millones de dólares, se llevará a cabo en dos fases. La primera establecerá un espacio de almacenamiento para 1,5 millones de toneladas métricas de carbono al año, que funcionará durante 25 años, con CO2 almacenado a partir de 2025. La siguiente fase podría almacenar hasta 5 millones de toneladas más.

El Gobierno reconoció que los proyectos ambiciosos de CAC, como éste, son extremadamente caros, sobre todo porque Longship es «el primero de su clase».

Espera que la experiencia ayude a reducir el coste de futuros proyectos similares. Además, cree que el uso de la CAC podría abaratar considerablemente la consecución de los objetivos climáticos.

Tres grandes petroleras, la noruega Equinor, la británica Shell y la francesa TotalEnergies, que han mostrado su interés por las tecnologías CAC en los últimos años, gestionarán el transporte y almacenamiento del carbono en el marco de su empresa conjunta Northern Lights.

La empresa permitirá el transporte y almacenamiento transfronterizos de CO2, contribuyendo a la descarbonización de las operaciones en toda la región.

Anders Opedal, CEO y presidente de Equinor, ha declarado: «Se trata de un hito importante para el desarrollo de la captura, el transporte y el almacenamiento de carbono».

«Con el primer acuerdo comercial para el transporte y almacenamiento de CO2, abrimos una cadena de valor que es fundamental para que el mundo alcance el balance neto cero en 2050».

«Junto con nuestros socios, estamos construyendo infraestructuras para descarbonizar la industria y la energía, asegurando la actividad industrial y el empleo en un futuro bajo en carbono».

See Also
YPF

Aunque algunos creen que Longship es un paso en la dirección correcta, a muchos les preocupa que no se sepa lo suficiente sobre los efectos de inyectar carbono.

Un informe de 2023 del Centro de Derecho Ambiental Internacional (CIEL) de Washington analizaba la tendencia cada vez más popular de la CAC.

A mediados de 2023 existía una cartera de 50 proyectos de CAC en alta mar en todo el mundo, lo que podría aumentar en 200 veces al año la cantidad actual de carbono almacenado bajo el lecho marino.

Nikki Reisch, directora del programa de clima y energía del CIEL, declaró sobre el enfoque noruego del almacenamiento de carbono: «La interpretación noruega del concepto de economía circular parece decir: ‘podemos tanto producir su problema, con combustibles fósiles, como resolverlo para usted, con CAC’».

Y añadió: «Si miramos de cerca bajo el capó de esos proyectos, se han enfrentado a graves problemas técnicos con el CO2 comportándose de formas imprevistas.

Aunque aún no se hayan registrado fugas, no hay nada que garantice que el comportamiento imprevisible del CO2 en un lugar distinto no provoque una ruptura de la roca sello u otra fuga del CO2 inyectado».

Sólo el tiempo dirá si los proyectos de CAC pueden ser tan eficaces para ayudar a las industrias difíciles de abatir a descarbonizar sus operaciones como prometen los gobiernos.

Noruega está utilizando una tecnología de CAC innovadora para llevar a cabo el proyecto Longship, el primero de su clase, que probablemente se reproducirá en otras zonas del mundo si tiene éxito y no se introducen normativas regionales que impidan este tipo de desarrollos.

Sin embargo, como se sabe poco sobre el impacto a largo plazo de la inyección de carbono bajo el lecho marino, muchos ecologistas están comprensiblemente preocupados por el daño potencial que este tipo de operaciones puede tener en el medio ambiente.

What's Your Reaction?
Me gustó esta nota
0
No me gustó esta nota
0